Recetas para nutrir: Quinoa a la albahaca, tomate y morrón

43 Flares Twitter 0 Facebook 43 Email -- Filament.io 43 Flares ×

Quinoa a la Albahaca, Tomate y Morrón

¿A qué se deberá la popularidad que ha adquirido la quínoa últimamente? La podemos ver en los menúes de todo tipo de restaurantes y la encontramos con facilidad en las tiendas de alimentos. ¿Será por la influencia de la cocina peruana en nuestro país? No lo sé, pero hace 10 años atrás, poco se escuchaba hablar de ella, y recuerdo que la primera vez que supe de su existencia fue en Perú, para ser más específicos, una barrita de cereal de pipoca de quínoa (inflada) con miel. Me gustó.

Mi teoría es que la popularidad de este granito se relaciona con dos aspectos:  1 – Es súper versátil a la hora de cocinar. Se puede hacer de cuantas formas se te ocurran y siempre queda bien. 2 – Es altamente nutritivo.  Y es en este punto en el que me quiero detener un poco. La verdad, es que el aporte nutricional de la quínoa es bastante importante.

¿Cómo nos beneficia la quínoa?

La quínoa es prima del amaranto y comparten varias propiedades beneficiosas para nuestro organismo. Correspondía a uno de los antiguos alimentos básicos para los Incas, y se le llamaba “el grano madre”, aunque la quínoa (Chenopodium quínoa) y el amaranto (Amaranthus lividus) no son en realidad cereales, sino que pertenecen a otra rama botánica (quenopodiáceas) que incluye a verduras como la acelga y la espinaca, pero pueden ser utilizados como tal.

A pesar que sus hojas tiernas son también utilizadas en alimentación, son sus semillas las que despiertan gran interés nutricional a causa de estudios que demuestran el gran potencial proteico.

De acuerdo a la Medicina Tradicional China, la quínoa generalmente fortalece todo el cuerpo, específicamente tonifica el riñón y las funciones del pericardio.

Y aquí un dato importante, comparada con todos los granos, la quínoa tiene el contenido más alto en proteínas. La quínoa además contiene más calcio que la leche, y es más alta en grasas vegetales que cualquier otro grano. Es una fuente muy buena de hierro, fósforo, vitamina B y vitamina E. Es un alimento muy apropiado para vegetarianos recientes que suelen sentir ansias por alimentos más concentrados en proteínas.

Dado lo anterior, a mi me parece recomendable incorporarlo en la dieta en conjunto con otros granos como el arroz integral, arroz negro (silvestre), cebada, maíz, etc. Desafortunadamente la quínoa no es barata. Su valor es de $3800 el kilo (por ejemplo aquí), aunque es más económica en la Vega Central teniendo el cuidado de limpiarla bien antes, pues viene con piedritas y otras mugrecitas.

A continuación vamos a presentar la receta básica de la quínoa, y una variación para agregar algo más de sabor.

Ingredientes para  la receta básica de quínoa

Esta receta rinde aproximadamente 3 – 4 porciones

  • 1 taza y media de quínoa
  • 2 cebollines picados finamente, picar parte de los tallos también
  • 1 diente de ajo, picado finamente
  • 2 tazas de agua hirviendo. Nota: la cantidad de agua es un tema sensible acá. Las recetas en general dicen 2 medidas de agua por 1 de quinoa, pero le puse menos y quedó bien. Creo que podría ser incluso menos agua (a la próxima probaré 1 medida de quínoa, 1 de agua). Una recomendación que me pareció bastante buena es: “Se cubre de agua con las justas. La parte superior de la quínoa debe estar cubierta de agua, pero muy poquito”
  • 1 1/2 cucharadas de aceite
  • sal y pimienta a gusto

Ingredientes para el sabor adicional

  • 1 taza llena de hojas de albahaca (a presión)
  • 1 chorrito de limón
  • 1-2  cucharada de aceite de oliva para que se forme una pasta al moler las hojas de albahaca. Se reduce bastante, quedando como 1 cucharada de pasta de albahaca.
  • 1 morrón o pimentón rojo en juliana (tiritas)
  • 1 tomate mediano en cubos

Procedimiento

  1. Lavar la quínoa. Por más que el envase indique que la quínoa está pre-lavada o que no necesita lavarse, hay que lavarla. La quínoa se protege de los ataques de pájaros e insectos con una superficie llamada saponina que sabe a jabón. El lavado tiene que ser hasta que el agua salga transparente.
  2. Hervir el agua
  3. En el aceite, saltear primero los cebollines, y agregar el ajo picado
  4. Incorporar la quínoa recién lavada, revolver.
  5. Agregar el agua. Cocinar a fuego medio – bajo.
  6. La quínoa estará lista cuando aparezca una tímida “uñita” en sus granos (ver fotos más abajo). Cuando llegue a ese punto, apague el fuego y deje que la quínoa termine de cocerse con el calor remanente y absorba el resto del agua. Si se pasó un poco en el agua, dejar cocer unos minutitos más con la tapa abierta.
  7. En este momento la quínoa ya está lista para servir y solamente con esta preparación puede ser acompañamiento de lo que ustedes elijan. En este caso, le daremos a la preparación algo más de contundencia agregando un sofrito de pimentones rojos, tomate y albahaca molida
  8. En un procesador de alimentos, poner las hojas de albahaca, un chorrito de limón y aceite de oliva. Triturar hasta formar una pasta, ir incorporando las hojas de a poco. Debería quedar cerca de una cucharada colmada de pasta de albahaca.
  9. En una cucharada de aceite saltear el pimentón rojo, por unos segundos, luego incorporar el tomate y saltear unos segundos más, finalmente incorporar la pasta de albahaca, la quínoa preparada previamente y revolver hasta que queden todos los ingredientes bien distribuidos.
  10. Rectificar la sal y pimienta si fuese necesario
  11. Servir, y disfrutar!

Otras ideas para su preparación: Se puede preparar en combinación con otros granos debido a su fuerza,  se puede moler y utilizarla en panes y queques. También en ensaladas. Una preparación que suelo hacer con frecuencia es ensalada de tomate – palta – quínoa. Finalmente, también se puede incorporar al salteado de verduras champignones, espinaca picada en tiritas, choclo, ají, tomates asados, zapallito italiano, coliflor, etc, etc, etc.

Sugerencias adicionales: a la pasta de albahaca se le puede agregar nueces y un diente de ajo.

Con cariño,

Claudia

 

 

One thought on “Recetas para nutrir: Quinoa a la albahaca, tomate y morrón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *