Recetas para nutrir: Semi conserva de albahaca

11 Flares Twitter 0 Facebook 11 Email -- Filament.io 11 Flares ×

Semi conserva de Albahaca

Hay dos cosas en la vida que me cuesta mucho aceptar. Una de ellas, es la temporada de tomates, y la otra, la temporada de albahaca. Que lástima que solo los tengamos en verano! Es cierto, a estas alturas encontramos de todo, y en todas las épocas del año, pero lo cierto es que llevar una vida más consciente de nuestro eco sistema también implica aprender a alimentarnos con lo que la tierra nos da cada estación e idealmente, alimentarnos con los productos de la zona. Privilegiemos lo local!

Y bueno, el Lunes de esta semana estuve en La Vega Central, y mi caserita aún tenía (para mi dicha) varias matitas de albahaca a la venta (a $400 c/u). Era una de las pocas, pues la temporada ya se nos fue, y compré varias para probar una receta de “semi conserva” de la cual había escuchado hablar. La idea es moler la albahaca con aceite de oliva y conservarla en el refrigerador en frascos esterilizados. De este modo, podría durar varios meses. Encontré un artículo [1] que describe con bastante precisión el proceso, y me lancé a la aventura, no sin antes leer un poco sobre los beneficios de esta plantita.

¿Cómo nos beneficia la albahaca?

Uno de los aspectos interesantes de la Albahaca, es que según la Medicina Tradicional China, puede ser utilizada tanto en la comida como en infusiones por su efecto calmante. Esta tradición también considera la albahaca especialmente beneficiosa para uno de los tipos de asma denominados “de tipo frío” (mucosidades claras, palidez, extremidades frías, sensación de frío constante) [2]

Además de beneficiosa, es muy sabrosa y aromática. El proceso que mostraré a continuación es bastante sencillo, solo requiere un poco de paciencia cuando se cuenta con un mini procesador de alimentos :\ que es mi caso.

Ingredientes

Rinde 1 frasco de 350 cc

  • 4 matas grandes de albahaca
  • Aceite de oliva (idealmente prensado en frío y orgánico)
  • 1 limón
  • Sal

Procedimiento

  1. Lavar y secar la albahaca
  2. Sacar las hojas y apartar aquellas que estén muy negras o en mal estado. También apartar las semillas si las hubiese.
  3. En un procesador de alimentos (ver foto) comenzar la molienda, incorporando aceite de oliva para facilitar el proceso. Sea generoso con el aceite de oliva.
  4. Agregar de a poco el jugo del limón. Esto se incorpora para que la pasta no se ponga negra. El resultado final no debe quedar ácido, en mi caso con solamente un limón alcanzó para toda la pasta (que no tenía mucho jugo), y esta quedó verde y casi sin rastros de acidez. Según el artículo original la cantidad de jugo de limón debe ser un poco, casi simbólico.
  5. Luego, sobre la misma pasta inicial, incorporar más hojas y repetir el proceso, incorporar más aceite.
  6. Mi procesador es  pequeño, y pude procesar todas las hojas ahí sin necesidad de vaciar, logrando cerca de 350 cc de pasta.
  7. La mezcla, debe quedar cremosa pero no muy sólida, pues al meterla al frasco no deben quedar espacios entre medio (lo que sucede cuando la pasta es muy espesa)
  8. Una vez lista la mezcla, incorporar sal a gusto.
  9. Paralelamente, en una olla con agua hirviendo esterilizar el frasco y la tapa que usará por algunos minutos.
  10. Dejar secar los frascos en paño limpio.
  11. Vaciar la pasta en el frasco, dando golpes suaves para que suban las burbujas que puedan haber quedado entremedio.
  12. Cubrir la superficie con una capa gruesa de aceite de oliva.
  13. Cerrar y guardar en la parte más fría del refrigerador. Esto debe durar varios meses si se tiene cuidado de siempre volver a cubrir con aceite cuando se saque, y usar cuchara limpia.
  14. Luego, cuando desees usar la pasta, puedes incorporar ajo, nueces, o piñones, y queso rallado para agregarlos a una rica pasta. MmMMMmm!
  15. Buen provecho!

Sugerencias: Es mejor almacenar la mezcla en varios frascos chicos en lugar de uno grande, de este modo la manipulación es menor.

Con Cariño,

Claudia

Referencias:

[1] “Jardín y Algo Más”. Foro de discusión.

[2]  “Healing with Whole Foods”, Paul Pitchford

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *