Recetas para nutrir: Sopa de miso

Debo reconocer que las sopas tres minutos, especialmente aquellas de origen coreano que venden en Patronato, han sido mi caballito de batalla para aquellos momentos en los que no tengo ganas, o tiempo para cocinar. Me encanta la combinación fideos-sopa y los diferentes condimentos que esta lleva, sobre todo esas que son bien picantitas y te hacen transpirar.

Pero lo cierto es que la mayoría de estas sopas, poseen un componente  denominado Glutamato Monosódico (GMS)  el cual se utiliza  muy frecuentemente en la comida china también. El glutamato monosódico (también conocido como Aji Nomoto) es un condimento utilizado para realzar el sabor (es como una sal cristalina) que se produce químicamente y es cuestionado por sus efectos dañinos a la salud. Existen estudios que demuestran que pequeñas cantidades de este componente causan daño nervioso y cerebral en animales de laboratorio [1].

Lo anterior, sumado a la alta probabilidad de que el GMS no sea el único componente de dudosa calidad en dichos sobres de sopa, me hace concluir que, sin duda, es mucho mejor elaborar alternativas a dichos preparados.

Y así fue como un día, tarde, sin fideos coreanos en la despensa, y con hambre, elaboré este sencillo plato de emergencia que  está constituido por cuatro ingredientes solamente: agua, fideos de arroz, miso, y algas. Tal como lo oye. La verdad es que queda muy delicioso, pues el Miso tiene un sabor muy intenso que con frecuencia se utiliza para emular el sabor de la carne. Las algas le dan mayor consistencia al plato quedando una combinación alimenticia, contundente y sabrosa. Adicionalmente, el Miso es altamente beneficioso para nuestro organismo.

¿Qué es específicamente el Miso?

El Miso es una pasta espesa  que se piensa fue creado en China 2500 años atrás, y está hecha con porotos de soya cocinados y fermentados, koji, sal de mar, y diferentes granos desde seis meses hasta dos años. La verdad es que al leerlo no parece apetitoso, pero la verdad es que lo es. Atrévase!

¿Cómo nos beneficia el Miso?

El Miso podríamos entenderlo como un alimento “viviente”, pues contiene una cantidad significativa de bacterias amigables que promueven nuestra salud intestinal. Es importante, por esta razón, no cocinar el miso sino que agregarlo a alimentos ya cocinados. Consumir miso ayuda a crear una condición alcalina en el cuerpo, promoviendo la resistencia a enfermedades. Su sabor salado también ayuda a estimular la digestión, razón por la cual ha sido servido por siglos como desayuno en Japón [2]. También posee entre entre un 13% y 20% de proteína.

Y bueno, ya nos quedó claro de que es una opción lejos más saludable que los sobrecitos 3 minutos del supermercado o la tienda coreana, por lo cual, vamos a la receta. Esta no le tomará más de 3 – 5 minutos.

Ingredientes para una porción

  • 1 Litro de agua hervida aproximadamente, dependerá de cuantos fideos quieras preparar.
  • Fideos de arroz, aproximadamente 1 puñado pero también es más o menos a gusto del consumidor
  • Algas secas. Yo compro unas que en el supermercado coreano de patronato les denominan “oreja de oso” pero claramente ese no es el nombre científico. Adjunté una foto para que se guíen.
  • Miso a gusto, yo le pongo una cucharada llena, pero depende de que tan intenso lo quiera. Usé un miso orgánico que encontré en Asimarket.

Instrucciones

  1. Hidratar las algas con agua caliente por cerca de 3 – 5 minutos.
  2. Cueza los fideos de arroz en el agua hirviendo a fuego fuerte 2 a 3 minutos, mientras se hidratan las algas.
  3. Paralelamente, en un bowl disolver una cucharada llena de miso con un poco del agua caliente.
  4.  Una vez hidratadas las algas, agregue al bowl los fideos, algas, agua caliente (en la que hirvió los fideos). Revuelva y ajuste la sal con más miso, o agua.
  5. Disfrute de su almuerzo de emergencia. Ojo, no es para hacerlo a cada rato, exceso de Miso también puede traer consigo los mismos efectos del exceso de sal (problemas al corazón y al sistema nervioso [1]). Su uso moderado, sí tiene excelentes beneficios para la salud.

Con cariño,

Claudia

[1]  “Healing with Whole Foods, Paul Pitchford”

[2] “The Whole Life Nutrition Cookbook, Alissa Segersten”

 

 

 

 

Recetas para nutrir: Baba Ganush

Baba Ganush

El Baba Ganush (que también lo he visto como Baba Ghanoush, Baba Ganuch, entre otros)  es una preparación típica del Medio Oriente y cuando la preparé me encantó. Sus principales ingredientes: berenjena, tahina y limón le dan una textura cremosa que en conjunto con el contraste de los sabores del limón y el sésamo crean una composición que difícilmente puedes dejar de comer. Es ideal para acompañarla con pan pita, o pan integral, siendo un elemento que puedes incorporar en una entrada, en un picoteo acompañando un buen vino (ñami!), o sencillamente como una pasta para el pan a la hora del desayuno u once (en este caso recomiendo no incorporar ajo).

Su preparación consiste principalmente de berenjena asada, por lo cual vamos a detenernos un poco en las características de este vegetal.

¿Cómo nos beneficia la Berenjena?

La Berenjena, es una planta que pertenece a la familia de las Solanáceas (Solanaceae Juss.) al igual que la papa, el tomate y los pimentones. También dentro de esta familia está el tabaco.  De acuerdo a la Medicina Tradicional China, reduce la hinchazón, limpia la sangre estancada a través de la disolución de la sangre coagulada y acumulaciones tales como los tumores resultantes de sangre estancada. Específicamente, sirve para tratar sangre estancada que afecte el útero. También  tiene poder hemostático (ayuda a detener las hemorragias). Es una fuente rica en Flavonoides  que renuevan las arterias y previenen ataques y otras hemorragias. Influencia de manera positiva el hígado y el útero siendo particularmente positivo para resolver emociones reprimidas y sus dañinos efectos en dichos órganos [1]

Vamos ahora a la receta!

Ingredientes

Rinde aproximadamente 2 tazas llenas de pasta, dependiendo del tamaño de las berenjenas.

  • 6 berenjenas
  • 3 cucharadas de aceite
  • 2 cucharaditas de orégano
  • 1 cucharada colmada de Tahina (La Tahina es una pasta hecha a partir de semillas de sésamo molidas, la puedes comprar en supermercados o tiendas de productos árabes como Oriental Productos). Nota Importante: la tahina no es económica, un pote de medio kilo cuesta cerca de $6000, sin embargo, es muy rendidora y es exquisita para todo tipo de pastas y purés, incluida la famosa “Hummus Tahina” . A mi me gusta muchísimo, pero Ojo! es un alimento refinado (la pasta de sésamo se hace a partir de la semilla sin su cáscara), por lo cual, no se debe consumir en exceso.
  • Sal de mar a gusto
  • Jugo de 1 limón
  • 1 cucharada de cilantro picado (o a gusto)
  • 1 diente de ajo (opcional)
  • Pimienta a gusto
  • Chorrito de aceite de oliva
  • Pan pita o rebanadas de pan integral

Procedimiento

  1. Caliente el horno a 180° C
  2. Lave las berenjenas y sáquele el tallo. Pártalas por la mitad a lo largo y haga cortes superficiales como una rejilla (para que penetre el aceite).  Disponga las mitades en una bandeja de horno. Ver foto más abajo.
  3. En un bowl mezcle aceite con orégano y con un pincel esparcir esta mezcla sobre las mitades de berenjenas.
  4. Hornear por cerca de 40 minutos aproximadamente, las berenjenas comenzarán a “sonar” o “chisporrotear”. Están listas cuando están doradas y al tocarlas (sin quemarse!) están blandas.
  5. Mientras las berenjenas se hornean tranquilamente, exprima el limón, si desea agregar ajo, píquelo muy pequeño, o macháquelo y pique el cilantro.
  6. Sacar las berenjenas del horno y dejarlas enfriar unos momentos. Si por alguna razón no puede sacarles el relleno inmediatamente, guárdelas en una bolsa hermética hasta el momento de seguir con la preparación. Esto permitirá que se mantengan hidratadas.
  7. Con una cuchara, retirar la carne de la berenjena de su piel. Ver foto.
  8. Una vez que tenga la carne de todas las berenjenas, molerla con un procesador de comida hasta que quede una pasta suave y homogénea.
  9. Agregar el Tahine, ajo, sal, pimienta, el jugo de limón y mezclar. Probar y rectificar los aliños si fuese necesario.
  10. Con una cuchara incorporar el cilantro, dejando un poco para decorar. Revolver (no lo hago con la procesadora porque me gusta que queden pedacitos de cilantro un poco más grandes, si lo hace con la procesadora quedaran muy pequeños pero también se puede hacer así)
  11. Tostar el pan pita levemente, pues si lo tuesta mucho al cortarlo se quebrará. Si lo quiere bien tostado, entonces primero corte en cuatro el pan y luego tueste las mitades o póngalas al horno. Si utiliza rebanadas de pan integral, se puede usar el mismo procedimiento.
  12. Disponer la pasta de berenjena en un bowl , en la superficie agregar un chorrito de aceite de oliva y decorar con cilantro picado.
  13. En un plato más grande que el bowl, disponer de la siguiente forma: en el centro del plato grande poner el bowl con baba ganush y alrededor, poner el pan tostado.
  14. Y a comer!

Con Cariño,

Claudia

Referencias

[1]  “Healing with Whole Foods”, Paul Pitchford